La práctica de la telemedicina se inscribe en la tele salud, concepto que abarca todos los usos de las telecomunicaciones, con ayuda de la computación, y que va más allá de los aspectos clínicos de la atención a la salud. El concepto de telesalud fue promovido por la OMS en 1997 e involucra a médicos, administradores, pacientes y familiares y a la población en general. Como programa, la telesalud generalmente incluye el tele diagnóstico, la tele administración, la tele educación, y la tele enseñanza. Una de las grandes ventajas que suponen la telemedicina y la tele salud es su contribución a superar las distancias, propiciando así la igualdad de acceso a los servicios que no se encuentran disponibles en comunidades remotas, rurales, e incluso urbanas, o bien donde la cobertura física, por diversas razones, no es factible

Operación con realidad virtual